Viajar con niños - Bélgica II

Esta semana os enseño el segundo día que pasamos en Bélgica que en el que recorrimos parte de Amberes

Día 2-Amberes (Antwerpen/Anvers)
A Amberes llegamos en tren aprovechando que el trayecto es corto, menos de una hora, y que lo que íbamos a visitar está pegado a la estación.
La estación de Amberes es espectacular, está reformada conjugando de manera elegante lo antiguo y lo moderno.






La visita oficial en esta ciudad es a su zoo que fue fundado en 1843 siendo uno de los más antiguos del mundo. Su entrada todavía conserva los mosaicos originales y actualmente se encuentra en obras, por eso hacen una pequeña rebaja en el precio de la entrada (Paula pagó 12,50€ y nosotros 17,50€).




La verdad es que no tuvimos mucha suerte, el era día lluvioso y frío, y no favorecía la visita, los animales no salían de sus madrigueras, así que nos fuimos conformando con ver los menos frioleros del recinto.
La visita al zoo, si sigues el itinerario que viene el la guia, está muy bien estructurada en grupos de seres vivos, ves familias enteras de una especie independientemente del continente que habite, os dejo el enlace al mapa para que lo veáis y también hay carteles donde especifican el momento que alimentan a los animales o realizan alguna tarea para ellos.
Y el comienzo de la ruta es espectacular, el pabellón de las mariposas impresiona mucho, entras y vuelan a tu alrededor, las puedes observar muy de cerca y eso a Paula le encantó.




Lo que más me gustó es que se ven pocas rejas y al ser un zoo de un clima frío casi todo estaba dividido en pabellones donde la lluvia no te alcanzaba.




No hay foto del momento, pero pudimos ver como se las ingenian para llevar al veterinario a un Dragón de Comodo, esperan a que sólo se meta en la caja! Eso se explica por que son unos reptiles muy mortíferos y por eso tiran de paciencia.
Nuestra visita al zoo duró casi tres horas y eso que como ya he dicho muchos animales no estaban visibles, a mi en general me gustó, no me dio la sensación (como en otros zoo's) de que el animal lo pasa mal o está estresado.
Aquí os dejo otras fotos del paseo.





Al acabar la visita nos encaminamos al centro de la ciudad de Amberes, según información turística estábamos a unos 10-15 min andando, pero como llevábamos a Paula decidimos coger el metro. Un señor muy amable nos explicó que tipo de billete comprar y como comprarlo.
Un inciso, la mayoría de los trayectos en metro/tranvía oscilan entre 2/3€ pero existen billetes diarios por 5€, en el caso de Amberes, que permite coger el metro tantas veces como quieres durante 24 horas aprox.
El día comenzó a complicarse una vez llegamos al centro, empezó a llover y tuvimos que correr para buscar un sitio para comer.



Cielo plomizo de Amberes

Esta vez no acertamos tanto que no hay ni foto de las cervezas. Bueno fue Javi quien no acertó, el pidió un voulavent rellenos de carne con salsa que no le gustó, yo pedí trucha rellena y estaba muy sabrosa, y para Paula plato de niño. El precio medio como ya os he dicho fue casi 60 euros los tres, y creo que esta vez sólo hubo un postre.
Para acabar el día hicimos unas poquitas fotos más y para el apartamento. Volvimos a recogernos sobre las seis o siete de la tarde y ya no volvimos a salir el frío y el cansancio hizo que nos quedáramos en el alojamiento.







La próxima entrada del viaje, será Bruselas (Atomium y Mini Europa) y Brujas.
Saludos!



Comparte:

Sobre mí

Hola! Soy una mamá informática que no para quieta. Este blog es un reflejo de todas mis aficiones. Espero que lo disfrutéis.

0 comentarios:

Publicar un comentario