Viaje a Japón - Curiosidades

Esta va a ser alguna de las entradas dedicadas al viaje que hemos hecho a Japón. Como la narración de todos los días va a ser un poco larga comenzaré con curiosidades de aquel país.
Este era mi tercer viaje y ha servido para comprobar que no han cambiado, que no ha perdido nada de su encanto viajar al país nipón.


Baños: Voy a empezar por lo más jugoso, los aseos japoneses. Existen dos estilos de retretes, Japan y Western, la diferencia está en que el Japan es nuestra antigua letrina pero acabada con cerámica ( o no...). Todavía te los encuentras en estaciones de metro, trenes, y algún centro comercial.



Los Western son los que usamos nosotros pero en versión pro. Los mas básicos tienen agua limpiadora y los más avanzados se abren solos.


Después lo que he notado es que en casi todos los baños nuevos existe la silla para dejar al peque mientras haces tus necesidades y que tanto en el baño masculino como femenino hay cambiadores.
Y se me olvidaba todo muy limpio, vayas donde vayas puedes entrar tranquilamente.

Foto de un aseo en el aeropuerto de Narita
 

Fotos del baño de mujeres del Museo Ghibli

Papeleras: La primera cosa que notas cuando llegas allí es que no hay papeleras o cuesta mucho encontrarlas. En estaciones de tren si hay en cada anden, y son de nueva adquisición, ya que son de las que separan la basura. Pero en el metro y en las calles de la ciudad no se ven ni contenedores de basura ni papeleras al uso. La explicación está en que tiene recogida de basura puerta a puerta, con días para el papel/cartón, envases y orgánico. Y que ellos no van por la calle comiendo ni bebiendo. Así que durante todo el viaje te apañas una bolsa de plástico en la mochila y vas metiendo todos los restos que generas (que al cabo del día son muchos) y los tiras en el hotel.

Kit Kat: La famosa chocolatina allí tiene mil y una versiones. No encontré la especial calabaza de Halloween pero sí la de manzana.


En el aeropuerto encontramos variedades diferentes como sabores Wasabi, té verde o una edición especial de Melón de Hokkaido.

Fumar: Si sois fumadores os interesará. En la mayoría de los espacios públicos está prohibido fumar, no es extraño ver estas señales en el suelo.


En la calle únicamente se puede fumar en los lugares habilitados para ello, Los distinguireis por la cantidad de hum que hay y de japoneses apiñados. El contra punto está en los establecimientos privados (restaurantes, bares, pachinco,...) donde sí está permitido o tienen sala para fumadores, nosotros entramos en un par de tabernas que permitían fumar. También en el tren existe vagones para fumadores, aunque si te lo ofrecen es por que ya no queda más remedio. Si queréis más información aquí la podéis encontrar.

Máquinas de vending: Bueno, esto es todo un mundo. En estas máquinas puedes encontrar desde bebidas de todos los sabores y colores, mi añorada Fanta Uva por ejemplo, a paquetes de fideos instantáneos. Lo bueno es que te las encuentras por todos lados, hasta subiendo por la montaña, y te sacan de un apuro. Ya que a parte de la bebida/comida que puedes comprar tienen adosada una papelera!! Una cosa que me extrañó fue que vendían cerveza y pensé "no está prohibido vender alcohol a menores?" Sí, sí que lo está, de hecho has de tener 20 años para consumir alcohol. Así que las máquinas están dotadas de un sistema que te obliga a identificarte para dispensarte la cerveza.

Manifestaciones: Sí los japoneses salen a la calle a quejarse pero de manera muy muy ordenada. Durante mis tres viajes casi siempre nos hemos encontrado alguna manifestación, en esta última había más policía que manifestantes que discurrían de manera muy ordenada y pacífica por la calle.


Personas que iban informando del motivo de la manifestación
 

Colas y orden: Los japoneses están más que acostumbrados a hacer cola. No es ninguna tontería. Lo cierto es que así evitan el caos a la hora de bajar/subir del metro. Esperan para que salgan los que bajan y suben por orden de cola. En los andenes tren/metro se suele ver pintado en el suelo el número del vagón y unas líneas donde has de ponerte a esperar. Suelen respetarlo bastante hasta en momentos de saturación del metro.


También hay que guardar cierto orden en las escaleras mecánicas. Si no vas con prisa te has de poner a la izquierda (en Osaka a la derecha) para los que circulan por la escalera tengan su carril. Aunque esta vez si que he visto carteles informando que en momentos de colapso no se siga esta norma.

Instrucciones de uso de la escalera mecánica

WomensOnly: Con esto me llevé una decepción, siguen existiendo los vagones WomensOnly en el metro. estos vagones surgieron ante la necesidad de para la cantidad de denuncias por acoso que realizaban las mujeres en el metro. En siete años esta situación no ha cambiado, así que si cogéis el metro en hora punta fijaos bien donde subís vaya que sea un vagón sólo para mujeres.


Idioma: Lo cierto es que hablan poco inglés, muy poco. En las oficinas de turismo, trenes y hoteles sí encontrareis personas que dominan el inglés y hasta el castellano, pero lo cierto es que la mayoría de la gente de a pié sólo habla japonés. Lo bueno es que los que saben algo y te ven con cara de "me he perdido" suelen ofrecerse a ayudar y esta vez no he tenido ningún caso de "japonés que esquiva al turista". Existen voluntariado turístico, y a ello se dedican jóvenes estudiantes y jubilados que ofrecen sus servicios de manera gratuita (la mayoría de la veces) a cambio de enseñarnos sus monumentos y de practicar inglés.
Aquí os dejo una de esas asociaciones de voluntarios.


No es tan terrible esto del idioma, sus carteles son muy visuales y a la hora de comer pues o te arriesgas o entras en locales con menús llenos de fotografías o que exponen sus plantos plastificados en el escaparate.


Comida: Y para terminar, que me he alargado mucho, la comida japonesa. Simplemente aclarar una cosa, no es todo sushi, ni crudo y tampoco verás los rolls que sirven aquí los restaurantes japoneses.
A Paula lo que más le gustó fue el Ramen (fideos finos en sopa), la Korokke (una especie de croqueta japonesa) y el Tori no Karaage (pollo frito).
Yo os recomiendo comprar Bento (comida para llevar) para el tren en la misma estación. Puedes encontrar desde sandwiches deliciosos hasta niguiris de mackerel (caballa) envinagrada.

Antes y después de un paquete de caballa envinagrada

Niguiri de Salmón

Así que podéis ir tranquilamente sin necesidad de tener que comer pescado, ya que siempre encontraréis un supermercado donde comprar casi cualquier cosa.

Bueno creo que está casi todo lo que os quería comentar, seguro que me dejo cosas que irán saliendo en el resumen del viaje.
Disfrutad de la lectura!

Comparte:

Sobre mí

Hola! Soy una mamá informática que no para quieta. Este blog es un reflejo de todas mis aficiones. Espero que lo disfrutéis.

3 comentarios:

  1. Gracias por toda la info, ojalá alguna vez en mi vida viaje para allá.
    Qué guay lo de los asientos para los niños en eñ baño, jeje.

    Una pena lo de Solo Mujeres, a ver si la cosa cambia

    ResponderEliminar
  2. Aix ojalá podamos ir alguna vez a Japón, me encanta las fotos y las cosas que nos fuiste contando por Ig. De todo lo que más disfrutaría sería de la comida ... ;)

    ResponderEliminar
  3. A mí me encanta Japón y me gustaría poder ir algún día.

    Un saludo

    ResponderEliminar