Viajar con niños - Bélgica III

Continuando con el viaje por Bélgica hoy recorreremos algunos lugares de Bruselas y la ciudad de Brujas.

Día 3-Bruselas (Bruxelles/Brussel)
Íbamos a aprovechar el sábado paseando por Bruselas, pero antes fuimos a dos lugares muy típicos de la ciudad.
A las afueras de Bruselas se encuentra el Atomium y Mini Europa, dos lugares muy turísticos pero que merecen por lo menos visitarlos.
El metro te deja en medio de estos dos lugares y lo primero que hicimos es ir paseando, unos 10 minutos hacia el Atomium.





Aquí las dos señoritas haciendo el gamba sosteniedo el edificio

Nosotros no entramos, pero si queréis ver las actividades que se realizan os dejo la web Atomium.
Después nos acercamos a Mini Europa, donde Paula se lo pasó genial pulsando botones!! Si vais alguna vez observareis que hay pulsadores, uno o dos, delante de los monumentos, Paula apretaba todos, daba igual si lo único que pasaba es que sonaba el himno del país o si se movía un muñeco, la cuestión era toquetearlo todo.





Estas dos visitas nos llevaron aproximadamente dos horas, por si os queréis planificar la ruta, y cuando terminamos volvimos para el centro de Bruselas.
Cuando llegamos, la tregua de lluvia que habíamos tenido toda la mañana terminó y comezó a caer agua haciendo que pasear por las calles de adoquines de la ciudad se complicara.
Creo recordar que llegamos sobre la 1 y algo, y empezamos a buscar donde comer. Ya sabíamos que el plato típico son los mejillones en variedad de salsas y para no caer en un mal sitio pedimos a la dueña del apartamento que nos recomendara un restaurante. Y allí fuimos, y aquí os dejo las imágenes del ágape que disfrutamos.





Panorámica del restaurante

La comida estuvo deliciosa, pero no es barato, el plato de mejillones ronda los 24€. Aquí os dejo la cuenta, para que os hagáis una idea de los precios.




Después de comer seguimos, como pudimos, paseando por Bruselas. Teníamos que comprar un marco de cristal para el apartamento, Javi "accidentalmente" lo había suicidado desde la repisa de la chimenea del apartamento, así que callejeamos bajo la lluvia. La verdad es que no disfruté mucho de los edificios, no hay fotos de esa tarde, pero encontré una juguetería/papelería/tienda de cosas chulas que valió la pena fotografiar.




La tarde la acabamos en un centro comercial donde encontramos el marco y volvimos al apartamento con Paula reventada de andar, la tuvimos todo el día sin carro y lo notó. Cenamos temprano y preparamos la visita del día siguiente, Brujas.

Día 4-Brujas (Bruges/Brugge)

Aprovechando que los fines de semana hay un 50%  de descuento en el billete del tren y como sólo nos quedaban dos trayectos en el bono que compramos fuimos a Brujas. La decisión de ir en domingo fue por el tema del tren, pero si podéis id mejor entre semana, ya que era un agobio encontrarte grupos y grupos de turistas por todos lados, y ya no sólo las visitas guiadas a pié si no que también las hay en bici, así que a parte de encontrarte con grupos de personas que se mueven el bloque te encontrabas con ciclistas despistados encima de adoquines.
Nosotros seguimos la Guia de Brujas de Tadeus Zimm para realizar la visita y nos ayudó bastante. Volvimos a tener un día gris, lluvioso y frío, y por tanto tampoco disfrutamos del paseo por los canales que nos habían recomendado.
Yo no sé si fue por el día, la cantidad de gente o ya el cansancio acumulado, no disfruté tanto de la ciudad como esperaba, que no quiere decir que no me gustará pero a lo mejor le había marcado unas expectativas muy altas a esta ciudad de cuento.
Os dejo alguna de las fotos que hicimos.












Antes de ir a comer paramos en la plaza del mercado, donde suelen vender el pescado, a tomar una cerveza.







Por si no lo he comentado, el precio de una cerveza oscilaba entre 3€ y los 5€, teniendo en cuenta que el agua de 20cl costaba de media 2,5€ saca más a cuenta tomar cervezas.
Paseamos un rato más, por la ciudad, descubriendo edificios preciosos.











Buscando y rebuscando un sitio para comer, acabamos en Jilles  que es un local de hamburguesas donde maridaban el tipo de cerveza con la hamburguesa.





Detalle del restaurante

Paula feliz

Para que veáis donde llega la pasión de la cerveza en Bélgica, cada marca y tipo de cerveza tiene su propio vaso o copa y siempre te la servirán ahí.




Hasta aquí el post de hoy, el siguiente será nuestra excursión en coche a Orval y el último día en Bruselas. Buen fin de semana!

Comparte:

Sobre mí

Hola! Soy una mamá informática que no para quieta. Este blog es un reflejo de todas mis aficiones. Espero que lo disfrutéis.

4 comentarios:

  1. De Bélgica solo conozco Brujas, que estuve 4 días hace 3 o 4 veranos y a mí sí me resultó encantadora. Habéis de volver con más tranquilidad y pasear por los canales en barca. Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí hemos de volver con mejor tiempo y entre semana que seguro que hay menos grupos. Me quedé con las ganas de pasear por los canales.
      Besos!

      Eliminar
  2. Yo en Brujas no estuve. Al Atomium si que entramos y Aitana la verdad es que lo pasó genial. Después del mini Europa comiomos al ladito en un mejicano y nos pusimos las botas. A tu niña se la ve feliz. aunque estuviese cansadita y es que es un viaje recomendable para peques, verdad?? Lo de los vasos de las cervezas es un puntazo!! Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bélgica es muy recomendable para peques, sobre todo por que la puedes hacer en tren y en transporte público, así que te olvidas de coche y aparcar y de conducir por ciudades desconocidas.
      Lo de la cerveza,que sigue en el siguiente post, es toda una afición en ese país, y ya que vas pues "donde fueres haz lo que vieres" y así hicimos!
      Besos!!

      Eliminar